Consejos para operar CFD

Al principio, operar CFD puede resultar agobiante, y, además, las operaciones en los mercados financieros tienen la posibilidad de ser gratificantes, pero también son extremadamente arriesgadas. Antes de empezar a operar, lo más importante es saber qué está operando. Tanto si elige operar pares de divisas, stocks, índices o materias primas, siempre, lo mejor es estudiar los activos en los que está interesado para así poder elegir la mejor estrategia en sus operaciones. Llevar a cabo una formación es la herramienta más importante.

money, bank note, euro

Análisis

Existen muchas herramientas diferentes, tácticas y estrategias que los operadores pueden utilizar para poder identificar qué activos desean operar, y cuándo es el mejor momento para entrar y salir. Cuando se operan CFD, los análisis técnicos son una herramienta muy útil, ya que los CFD no se utilizan, de manera general, para las posiciones en largo. No obstante, no descarte la utilidad también de los análisis fundamentales, ya que puede ser igual de importante conocer la salud fundamental de los activos que está operando.

Planifique su estrategia

A continuación, explicamos algunos de los consejos a tener en cuenta cuando comience a operar:

  • Antes de abrir una posición, es importante que lleve a cabo su propio estudio de diligencia debida y decida qué activos son los que se ajustan mejor a su estilo y configurar después la estrategia que va a seguir.
  • Intente no operar emocionalmente. La elección de una posición o una acción debe basarse en el estudio, no en corazonadas.
  • Adhiérase a sus objetivos y elabore una estrategia a largo plazo. Cuando alcance sus objetivos, podrá reajustar y redefinir su estrategia.
  • Opere con responsabilidad. Aunque utilizar el apalancamiento y el margen puede ser muy tentador cuando las operaciones son satisfactorias, porque también pueden ayudarle a magnificar sus reembolsos, sin embargo, si el precio del activo se mueve en la dirección opuesta, tendrá entonces un mayor impacto negativo en sus fondos. Asegúrese de controlar sus operaciones y arriesgar solo lo que pueda permitirse.
  • Utilice ambos tipos de análisis, el fundamental y el técnico cuando planifique su estrategia. Entender tanto los patrones como la salud general del activo pueden ayudarle a convertirse en un operador más inteligente.
  • Utilice funciones como el Stop-Loss o la retirada de beneficio para cerrar sus posiciones automáticamente cuando se alcanzan condiciones específicas. Estas herramientas pueden minimizar sus pérdidas potenciales.
  • Decida que periodo de tiempo se ajusta mejor a su estilo bursátil. Tanto si decide ser un operador en largo como en corto, simplemente asegúrese de que cumple con sus necesidades.

Suscríbete a nuestro Boletín

Ingrese su correo electrónico y reciba las últimas noticias

Ir arriba